Creepypasta.

Saludos cordiales, queridos amigos y compañeros.

El día de hoy vengo a compartirles una de mis cosas favoritas en Internet, algo llamado creepypasta.

Me explico, creepypasta son relatos cortos y no tan cortos qué tienen el propósito de hacerte dormir con la luz prendida y tapado completamente. A continuación les dejo la traducción al español de uno especialmente bueno que encontré hace poco en el Tumblr Hell Yeah Horror Manga, titulado Psychic Ability:

 

Vivo en Osaka, Japón, y seguido uso el subterráneo para ir a trabajar en la mañana.

Un día, cuando esperaba por el tren, noté a un vagabundo parado en una esquina de la estación, murmurando mientras la gente pasaba.

Sostenía una taza y parecía  que estaba pidiendo alguna moneda.

Una mujer gorda paso cerca del vagabundo y lo escuché decir claramente “puerco”

Wow, pensé. Esté vagabundo está insultando a las personas y aun así espera que le den dinero.

Entonces un hombre de negocios alto y bien vestido paso cerca y el vagabundo murmuro “humano”

Humano, no puedo discutir con eso. Obviamente era un humano.

El siguiente día, llegué temprano a la estación del tren y tenía algo de tiempo, así que decidí pararme cerca del vagabundo para escuchar sus extraños murmullos.

Un hombre delgado y desaliñado paso frente de él y escuche al vagabundo decir “vaca”.

Vaca, pensé. El hombre era muy delgado para ser una vaca. Parecía más un pavo o un pollo.

Un minuto después un hombre gordo paso cerca y el vagabundo dijo “Papa”.

Papa. Creía qué a la gente gorda le llamaba cerdo.

Ese día, en el trabajo, no podía dejar de pensar en ese hombre y su extraña conducta. Seguía tratando de encontrar la lógica detrás de sus palabras.

Quizá tiene alguna habilidad psíquica, pensé. Quizá sabe lo que esta gente era en una vida pasada. En Japón muchas personas creen en la reencarnación.

Observé al vagabundo muchas veces y comencé a pensar que mi teoría era correcta. Seguido lo escuchaba llamar a las personas cosas como “conejo”, “cebolla”, “oveja” o “Jitomate”.

Un día me ganó la curiosidad y decidí preguntarle qué pasaba.

Mientras me acercaba lo escuche decir “Pan”

Puse algunas monedas en su taza y le pregunté si tenía alguna clase de habilidad psíquica.

El vagabundo sonrío y dijo “Claro. Tengo una habilidad psíquica, es una habilidad que obtuve hace algunos años. Pero no es una habilidad común. No puedo predecir el futuro o leer mentes ni nada por el estilo”.

“Entonces, ¿cuál es tu habilidad?”  Pregunté con ansias.

“Mi habilidad es simplemente saber que es lo último que alguien ha comido.” Dijo.

Reí porque me di cuenta de que tenía razón. Dijo “Pan”, la última cosa qué había desayunado ese día fue pan tostado. Me alejé sacudiendo la cabeza. De todas las habilidades psíquicas que alguien podría tener, esa debe de ser la más inútil

 

 

 

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This